Hoy hablaremos de las galletas comerciales. Producto de sobra conocido en la sociedad actual. Las galletas comerciales nos acompañan desde hace muchos años. Actualmente con nuestros horarios dedicados al trabajo y a la producción, prestamos poca atención al horario de comida. En el mundo científico actual se suelen establecer unos horarios de comidas y unas raciones para la población general. Pero si algo he aprendido es que cada persona es un mundo y todo se debe individualizar.

Si me preguntan cual es el horario de comida óptimo o cuantas veces debemos comer al día, mi respuesta será siempre la misma;

  • Cada persona es un caso particular con sus horarios de trabajo, familia, gustos…
  • No existe un número óptimo de comidas al día para la población general
  • Se debe personalizar todo para cada persona

Si pensamos en el horario medio de una persona en España, la mayoría suele alegar que carece de tiempo para hacerse un desayuno o merienda saludable. Por tanto, una fácil y rápida elección suelen ser las galletas o bollería industrial.

En este caso analizaré las galletas comerciales, os mostraré los ingredientes más utilizados, sus características nutricionales y qué perjuicios acarrean.

Ingredientes más utilizados:

  • Harina de trigo
  • Azúcar
  • Aceite de girasol
  • grasa de palma
  • Jarabe de azúcar
  • Gasificante
  • Emulgentes
  • Sal

Si uno analiza los ingredientes, tienen harina de trigo, un poco de azúcar, aceite de girasol… pero ni un solo ingrediente se salva.

Desglosemos un poco cada ingrediente;

  • La harina de trigo es una harina refinada, a la cual se le ha extraído su capa externa, eliminando así la mayor parte de su fibra, vitaminas y minerales.
  • El azúcar es un aditivo que carece de propiedades nutricionales, tan solo aporta energía “vacía”, activa receptores del cerebro que no se deberían activar y produce una inflamación de bajo grado en nuestro organismo. (1)

Algunos de los diferentes nombres que recibe el azúcar añadido a un número elevado de productos;

     Jugo de caña

     Miel de caña

Miel de maíz

Maltodextrina

Jarabe de maíz de alta fructosa

Azúcar de repostería

Azúcar moreno

Dextrosa

Fructosa

Sacarosa

Concentrados de jugos de frutas

Glucosa

Miel

Azúcar invertida

Maltosa

Miel de malta

Sucrosa

  • Los Aceites vegetales (girasol, palma, oliva…), son aceite refinados para abaratar costes. Desprendidos también de la mayoría de sus vitaminas y minerales. Este tipo de aceites tiene una disposición química alterada que perjudica a nuestro organismo. Estos producen inflamación, estrés oxidativo, modificación del colesterol… (2)
  • La sal (sodio), es necesaria para nuestra hidratación, termorregulación, mantenimiento del ph de nuestra sangre… pero tanto su exceso como su déficit son perjudiciales. El problema de los alimentos ultraprocesados como ya comenté anteriormente, es que la mayoría tienen una cantidad excesiva de sal. La Organización Mundial de la Salud recomienda no sobrepasar los 5g/día de sal(sodio) al día.

Esta es la información nutricional promedio de las galletas comerciales

  • Tenemos un producto que nos aporta 465 kcal por cada 100g, muy por encima de lo que debería ser un producto saludable. Tan solo una galleta nos aporta 64 kcal, lo difícil de las galletas es saber cuándo parar. De ahí radica la dificultad para respetar una pequeña ración.
  • Nos aporta un contenido muy elevado en grasa refinada. Por cada 100g nos aporta 21g de grasa.
  • En el apartado de los hidratos de carbono, observamos que el contenido en azúcares simples es muy alto, 23g de azúcar por cada 100g.
  • Por último, tiene un aporte considerable de sal.

Reduce la ingesta de galletas poco a poco, hasta que al final no compres el producto. Si no las tienes en la despensa, evitarás cualquier tentación.

No debemos tener miedo a un alimento o un nutriente y acusarle de ser el culpable de todos los males. Tenemos que pensar más allá, nuestra salud dependerá de un conjunto de decisiones que tomemos a lo largo de nuestra vida. Como siempre digo, la salud dependerá de tres pilares básicos;

Nutrición, deporte y descanso.

Como regla general, si basas tu alimentación en alimentos reales y poco procesados estarás por el buen camino. Hay que pensar más allá de las famosas calorías, hay que pensar qué tipos de alimentos nos llevamos a la boca. El ser humano necesita para vivir una ingesta apropiada de grasas saludables, proteína, hidratos de carbono complejos, sal, vitaminas, minerales y agua. Todo se basa en realizar una correcta elección de los alimentos que nos aportarán dichos nutrientes y calorías.

Basa tu alimentación en;

  • Verduras, frutas y hortalizas
  • Legumbres
  • Grasas saludables (no refinadas)
  • Pescado, huevos y carne
  • Agua